Es obvio que a todos nos gusta comer cosas ricas y sabrosas, pero más nos gusta cuando esa comida es saludable porque nos hace sentir mejor con nosotros mismo y con nuestro cuerpo.

Olvídate de las dietas aburridas a base de solo lechuga y hambre, porque te vamos a enseñar tres recetas para que puedas comer sin sentirte culpable, pero sobre todo, recetas muy fáciles y rápidas de hacer.

Rollitos de jamón cocido y queso fresco

Empezaremos con la que yo creo que es la más fácil de todas y una de mis recetas favoritas porque, además de esta muy buena, la tendrás lista en tan solo cinco minutos.

Ingredientes:

  • Queso fresco.
  • Lonchas de jamón cocido.

Sencillo ¿Verdad? Pues mas sencillo aun es su preparación.

Solo hay que coger una loncha de jamón cocido y ponerla extendida sobre una superficie plana, a continuación pondremos un trozo de queso fresco en el medio de la loncha de jamón cocido y lo enrollamos. Pinchamos un palillo de dientes en el centro del rollito para que no se deshaga.

Ensalada de jamón cocido y queso fresco

Esta receta la usaría como acompañante de alguna otra comida. Me gusta sobre todo para el verano porque es muy fresca.

Ingredientes:

  • Lechuga.
  • Jamón cocido.
  • Queso fresco.
  • Vinagre de manzana.
  • Sal.

Esta receta es igual de fácil que la anterior, solo hay que picar la lechuga, cortar en trozo medianos el jamón cocido y el queso fresco, lo mezclamos todo en un bol y lo aderezamos con el vinagre de manzana y la sal a gusto de cada uno.

Ensalada mix fría con macarrones

Esta receta está corriendo mucho por mi casa últimamente. A la vez de ser fresca, se acompaña con casi todo tipo de comidas.

Para esta necesitaremos un par de cosas más que las recetas anteriores, pero su elaboración es igual de fácil y rápido.

Ingredientes:

  • Macarrones.
  • Zanahoria.
  • Remolacha.
  • Maíz.
  • Atún.
  • Jamón cocido.
  • Vinagre de manzana.
  • Sal.
  • Aceite de oliva.

Un consejo es que busquéis en vuestro supermercado la zanahoria y la remolacha en unas latas que de hay de conservas donde ya viene la zanahoria cortada en tiras y la remolacha cortada en láminas, el maíz también debe de ser de lata.

Bueno, lo primero que debemos hacer es poner a hervir los macarrones, una vez estén blandos, los escurrimos bien y los ponemos en un bol. Echaremos también en el bol la zanahoria, la remolacha, el maíz, el atún, el jamón cocido cortado en trozos y lo sazonamos con el vinagre de manzana, la sal y el aceite de oliva al gusto de cada uno.

Aconsejo que tengáis cuidado con el vinagre de manzana si utilizáis la remolacha en conserva porque suelen traer un líquido que ya de por sí es un poco fuerte, todo es cuestión de ir sazonando y probando poco a poco.

Estas comidas son es ligeras y sabrosa, aportan las calorías y proteínas necesarias para mantenernos en línea. Si tienes alguna receta no dudes en compartirla con nosotras.

¿Y ya  me diréis que tal?. Espero vuestros comentarios por aquí o por Facebook.

Suscríbete a nuestro Boletín

Licencia de Creative Commons
Beauchic by Beauchic is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Puede hallar permisos más allá de los concedidos con esta licencia en https://beauchic.es/politica-de-privacidad/