Cómo limar las uñas: 6 consejos prácticos

Muchas veces es innecesario visitar la peluquería con frecuencia para lucir una manicura de impacto. Aunque no lo creas con hacerle a tus uñas un mantenimiento básico en casa  podrás conservarlas perfectas e impecables.

Hoy te compartiremos unos cuantos consejos prácticos sobre cómo limar las uñas para que tus manos luzcan fantásticas.

Cómo limar las uñas de las manos

  1. Escoge una lima de esmeril

Esta es mejor que la metálica pues no rompe tu uña natural. Tan solo elige una de entre 300-600 granos para no lastimar tus uñas, debilitarlas o resquebrajarlas durante el limado.

  1. Define la forma de tus uñas

¿Cómo quieres que luzcan?, ¿ovaladas, tipo almendra, cuadradas o redondeadas? Las primeras son las más recomendadas si te interesa que tus uñas crezcan y se mantengan sanas.

Ahora, las uñas con forma de almendra hacen que tus dedos se vean más delgados. Son muy bonitas y estéticas y esta apariencia se logra al limar la punta de la uña de manera recta.

  1. Corta las uñas antes de limarlas

Esto te ayudará a moldearlas más fácilmente según la forma deseada. Acá te compartimos una especie de guía sencilla y funcional sobre cómo limar las uñas y cortarlas según su diseño:

  • Si quieres que las uñas sean cuadradas entonces no las cortes demasiado
  • Si las quieres ovaladas córtalas un poco más de lo acostumbrado, siguiendo el patrón ovalado.
  • Si las deseas en forma de almendra corta más los costados de la uña que su punta.  

Y listo, es ¡Facilísimo!, ¿no crees?

  1. Sostén la lima adecuadamente

El secreto para no romper tus uñas consiste en sostener la lima paralelamente a su costado. Luego asegúrate de mover esta herramienta de un lado, hacia el centro, para darles una apariencia lisa y eliminar irregularidades.

Recuerda que si limas las uñas de un lado a otro harás que se pelen y que comiencen a romperse.

¿Aún no te queda muy claro cómo limar las uñas? Pues en ese caso necesitas comprender de qué va el movimiento básico para el limado. Este consiste en limar en dirección perpendicular a la punta de la uña, hasta el lado contrario al que empezaste.

¿Y qué hacer si quieres volver a limar una uña porque aún no ha tomado la forma deseada? Lo mejor es que levantes la lima y regreses al costado para volver a pasarla. No olvides que no puedes limar de un lado a otro sin levantar la lima porque romperás tu uña natural.

  1. Retira los restos de las uñas

Es frecuente que después de limar queden algunos restos de uñas por debajo de las mismas. Su remoción es bastante fácil: basta colocar la punta de la lima por debajo y finalmente desplazarla hacia arriba.

  1. Dale brillo a las uñas y enjuagarlas

Usa un pulidor de uñas para darles brillo y emparejar su tonalidad después de limarlas. Y el último consejo sobre cómo limar las uñas y mantenerlas presentables es que enjuagues y humectes bien tus manos.

Ahora te toca a ti!! Cuéntanos si te lo has puesto alguna vez y como ha sido tu experiencia,  y si te ha gustado esta información síguenos en Facebook y no te pierdas ni una publicación.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: